Vida

Qué hacer si no sabes que hacer?

Spread the love

Alguna vez todos nos preguntamos lo mismo

Esta pregunta puede surgir en diferentes situaciones y circunstancias. En mi caso, me lo pregunto con asombrosa regularidad, porque en mis treinta años todavía no decidí a qué dedicar mi vida.

Hay personas que viven, por así decirlo, según el plan. Por lo general, saben en quién quieren convertirse, reciben una educación, luego consiguen un trabajo, se casan, tienen hijos (o no…) y así sucesivamente. Otros construyen una carrera en un área determinada. O tal vez ambos.

Ellos tienen una clara dirección, independientemente si la eligieron ellos o alguien lo hizo en su lugar (padres, por ejemplo). Pero qué pasa si no tengo esa clara dirección en mi vida, o si en algún punto desapareció?

Demasiadas opciones

El no entender qué hacer en la vida puede llevar a consecuencias tan tristes como la apatía, sentimiento de impotencia, desesperanza, frustración e incluso depresión. En general, las personas se quedan estancadas en la etapa de intentar elegir una de las millones de opciones disponibles, sin sentir un deseo particular por algo.

La falta de habilidad para tomar decisiones puede paralizarnos y llevarnos fácilmente a la procrastinación. Como no está claro si es exactamente lo que queremos, no empezamos nada.

En mi caso, debido a la naturaleza de mi carácter tiendo a reflexionar indefinidamente en lo que me gustaría hacer. Me veo como una escritora, una blogger, una fotógrafa, una cocinera, una mujer de negocios, una profesora de lenguas, y la lista continúa… Pero qué estoy haciendo en realidad?

Cómo entender qué dirección tomar?

Sabiendo como soy, siempre estoy intentando combatir la indecisión y la procrastinación. Cómo sabemos de mi anterior post de la oficina al freelancing, me encantan las listas. Siempre las uso para organizar cosas. En el caso de los hobbies e ideas acerca de mi futura profesión, decidí escribir todo lo que quise intentar hacer y comenzar a hacerlo. Poco a poco, paso a paso, pero hacer, no sólo pensar sobre eso.

Esto parece una solución simple y obvia, pero intentalo y vas a ver que las cosas no son tan simples como parecen.

Cuáles son las dificultades?

Problemas para elegir

Primero, de millones de opciones, hay que elegir alguna/s. Para muchos, todo se termina aquí. Es más fácil simplemente pensar que podríamos esto o aquello, pero al tomar una decisión en alguna dirección, también tendremos que asumir la responsabilidad de esta elección, y no todos estamos listos para esto.

Dudas

Segundo, vienen las dudas: no tengo la habilidad o el talento suficiente, no tengo paciencia, tengo que invertir dinero o necesito más tiempo libre. Generalmente, todo esto se resume en el miedo a tomar la decisión equivocada y fallar. Es mucho más placentero sentir que “triunfamos”, aunque sea sólamente en nuestros sueños.

Hay estudios que demuestran que nuestro cerebro no es capaz de separar la imaginación de la realidad, y vive nuestras fantasías como cosas que realmente ocurren.  Es más, percibe nuestro “triunfo” como un hecho concretado, lo que paradójicamente puede no incentivar, sino todo lo contrario, disminuir nuestra motivación, porque el cerebro interpreta que el resultado ya se obtuvo.

Hacer el esfuerzo

En tercer lugar, la necesidad de hacer esfuerzos y salir de nuestra zona de confort es atemorizante: la apatía y otros estados negativos son esta zona de confort porque es la opción más fácil, no luchar (dejando de lado casos de depresión por razones fisiológicas, que deben ser tratados con la ayuda de un profesional). Es difícil obligarse a uno mismo a moverse, especialmente cuando hay excusas obvias como pueden ser el trabajo y las tareas del hogar.

Donde empezar?

Como lo demuestra el ejemplo de muchas personas, el más difícil es el primer paso. En este caso, consiste en reconocer que se necesita cambiar algo y luego elegir algunas cosas que le gustaría probar. ¿Cómo hacerlo?

Por ejemplo, puedes recordar qué querías ser de pequeño, determinar qué habilidades tienes, prestar atención a las cosas que le inspiran y le gustan. La práctica muestra que la gente en esta situación no dedica suficiente tiempo para ellos mismos, y por lo tanto no pueden entender que quieren.  

Por qué es difícil entender lo que queremos?

La incapacidad para definir nuestros deseos y preferencias puede estar relacionada con el hecho de que en la infancia todo se resolvía sin nuestra participación, porque los padres sabían cuál era la mejor forma. Con el tiempo, crecimos sin saber qué amar y qué querer, y nos cuesta mucho definir estos deseos. Sin embargo, preguntarse qué queremos una y otra vez es necesario. Si de niño no lograste adquirir esta capacidad de entenderte a ti mismo y tus deseos, ahora tendrás que recuperar el tiempo perdido, sin importar la edad que tengas.

Cómo entender cuales son tus deseos?

Puede comenzar buscando un tiempo para usted mismo de manera regular, haciendo lo que quiera y le guste, rastreando sus sentimientos. Por ejemplo, camine todos los días durante media hora. O tome un baño con un set de productos calmantes o estimulantes (aceites, sales, velas perfumadas). O puede leer literatura, escuchar podcasts, mirar videos, todo lo que lo pueda ayudar a decidir e inspirar el siguiente paso: elegir algo para hacer (puede ser algo nuevo o algo que solíamos hacer).

Si tienes la oportunidad de tomar algunos cursos de capacitación, perfecto. Si esto no es posible, use las herramientas disponibles: internet, talleres en línea, videos y artículos educativos, libros, etc. El conocimiento nunca ha sido tan accesible como lo es ahora.

Todo bien, pero…

Considero que las excusas del tipo “no tengo tiempo/dinero/-inserte aquí su propia excusa- para comenzar mi proyecto” en la mayoría de los casos son injustificadas, dado que cualquier negocio puede empezar bien pequeño. Lo mismo aplica para los hobbies.

Para ser diseñador necesitas lápices, papel, set de costura y tela. Si no tienes tela, seguramente tienes vestidos viejos que puedes modificar como hace esta maravillosa mujer: https://www.instagram.com/sarahtyau/

Si quieres abrir un hotel, puedes empezar rentando tu apartamento utilizando airbnb.com. Si quieres un gran hotel pero no tienes dinero, puedes preparar un plan de negocio y conseguir inversores.

Un largo viaje comienza con un simple paso.

Estoy convencida de que en cualquier campo es posible comenzar con algo pequeño. Simplemente puedes disfrutar del proceso al nivel de un aficionado. El resto es una cuestión de perseverancia, deseo y mejora constante de tus calificaciones en el campo elegido.

En mi caso identifiqué varias cosas que hacer: trabajar en un libro, traducciones, fotografía amateur (puedes ver mis fotos aquí: https://www.instagram.com/anna_braun47/) y, por supuesto, el blog que está leyendo actualmente.

Un pequeño progreso, una gran alegría

Estos no son todos mis planes, sino aquellos que ya he comenzado a implementar. Me falta regularidad, pero estoy trabajando en ello. Al ver cómo el número de páginas de mi futuro libro está creciendo lentamente y aparecen nuevas publicaciones en el blog, me siento feliz de que todavía me esfuerzo por satisfacer mis necesidades creativas. Me ayuda a expresarme, y así reducir la ansiedad, aumentar la autoestima y mejorar la calidad de vida, ¡lo que les deseo a todos!

Soy una apasionada viajera, música y estudiante de lenguas, que está siempre en a búsqueda de algo nuevo e interesante. Me gusta descubrir lugares nuevos y conocer nueva gente, especialmente quienes están interesados en ideas creativas.

Deja un comentario

Specify Instagram App ID and Instagram App Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Instagram Login to work

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *