Trabajo

De la oficina al freelancing: modo transición.

Spread the love

Pequeña introducción: después de siete años trabajando en la oficina (lunes a viernes, de 9 a 18hs) finalmente me decidí a trabajar por mi cuenta, lo que me hizo inmensamente feliz por un lado y totalmente en pánico por el otro. Por qué es así? Continuá leyendo para enterarte…

Antes todo estaba claro. Todos los días de lunes a viernes (a veces también los fines de semana…) iba a la oficina donde todo era más o menos predecible, planeado y organizado. A pesar de las constantes causas mayores que pasaban de vez en cuando (trabajaba de coordinadora de inspecciones de petróleo crudo y carga de productos derivados del petróleo) con las que tenía que lidiar cada vez, el mecanismo de acción general estaba predefinido.

Recibía una nominación (una orden de inspección) mediante la cual sabía que un inspector tenía que estar tal día a tal hora en el puerto. Después de eso todo iba de acuerdo al plan: inspección de pre-carga, proceso de carga, inspección de carga completa. Más tarde me llegaba un reporte y los documentos de carga, controlaba los datos, preparaba el reporte y se lo enviaba al cliente. Mientras tanto el inspector traía las muestras al laboratorio donde se ejecutaban las pruebas correspondientes. Cuando los análisis estaban listos me los enviaban a mí, yo se los reenviaba al cliente, los agregaba al reporte de inspección y mandaba los documentos correspondientes al cliente.

Me sabía cada parte del proceso de principio a fin. En general había varias inspecciones así que siempre estaba ocupada en alguna etapa del proceso. Aparte de esto, tenía algunos proyectos extra donde también sabía exactamente qué tenía que hacer y cuándo.

Ahora me quiero agarrar los pelos y correr por todos lados gritando “aaaaaaaaaaaaaaaah!!”, y por qué? Porque en mi situación actual no tengo una clara visión de qué y cuándo hacerlo. Al menos no por el momento. Y hay varias razones para esto:

    1. Todavía no me puedo acostumbrar a la idea de que soy freelancer: una cosa es tener un proyecto adicional a mi trabajo de oficina y otra cosa es hacer del freelancing mi trabajo fulltime.
    2. Nadie se para atrás mío a decirme que tengo que hacer. Esto significa que toda la organización de los procesos y la decisión de qué hacer es mi responsabilidad. Lo que me lleva al siguiente problema:
    3. Priorizar. Es fácil para mi cuando me dan una tarea con una fecha límite. También cuando estas tareas me son familiares y están completamente claras. Por ejemplo, traducir un documento. O un sitio web. O un reporte. En general, entiendo claramente cómo procesar información, me resulta familiar. Actualmente tengo un trabajo freelance “permanente”, algunos proyectos personales creativos que no me dan ninguna ganancia por el momento (por ejemplo este blog), y un nuevo proyecto que me llegó recientemente. Nunca trabajé con un esquema así y el volumen de trabajo es terrible. Por esta razón estoy en pánico y como resultado hago cualquier otra cosa menos trabajar en este nuevo proyecto.

Para ser aunque sea un poquito más productiva decidí hacer como antes. En mi trabajo anterior siempre tenía una “to-do list” para el día. Una simple lista en un cuaderno. Apenas terminaba algo, lo tachaba de la lista. Al final del día usualmente la lista estaba completamente (o casi completamente) tachada, lo que me hacía sentir eficiente.

Cual es la diferencia entre mis listas habituales y la nueva que estoy haciendo ahora? La diferencia es que incluyo no sólo ítems relacionados al trabajo. Por ejemplo, mi lista para hoy es aproximadamente así:

    • Comenzar a trabajar en la base de datos (nuevo proyecto)
        • Agregar columnas con las zonas horarias.
        • Agregar una columna para las ciudades.
      • Empezar a buscar información para la zona X.
    • Continuar trabajando en el post  para el blog de viajes.
    • Crear un documento en mi cuenta de Google acerca del cambio de oficina a freelancing en el formato de un livejournal (cuyo resultado estás leyendo ahora)
    • Ver una película
    • Caminar en el parque.
    • Agregar mis gastos de los últimos días al excel de gastos, marcar los críticos y agregar los nuevos gastos planeados.
  • Ir a dormir como muy tarde a las 23:00.

En mi opinión, cosas como ver una película y caminar en el parque deberían incluirse en la lista porque ya no tengo nadie que defina mi ubicación y ocupación la mayor parte del tiempo. Antes tenía que decidir que hacer sólo en mi tiempo libre (que no era mucho). Ahora necesito pensar sobre todo el día: como distribuir mi tiempo y  recursos y cómo reponer dichos recursos.

Mis visitas al psicólogo me ayudaron a entender que el stress se debe a la falta de balance entre los recursos. Por eso es crucial reponerlos. Esto significa que necesito hacer cosas que me gusten, que me den alegría y satisfacción, dormir, cuidar de mi salud, mi bienestar y muy importante, buen humor! (Mi trabajo anterior después de mi ascenso me llevó a un estado que no pude manejar por mi misma. Tuve que pedir ayuda profesional lo que me ayudó muchísimo, y se lo recomiendo a todos los que estén pasando por una situación similar).

Como no tengo un calendario estricto todavía, es muy posible quedar atrapado en la procrastinación, y como consecuencia en un ritmo de trabajo totalmente inconveniente: cuando pospongo el momento de empezar a trabajar, hago cosas no productivas y después tengo que reponer el tiempo perdido sacrificando horas de sueño, caminar, deportes (jajaj como si hiciera algún deporte!), leer, pasar tiempo con familia y amigos, etc. En resumen, pierdo el tiempo en tonterías y no me queda tiempo para mí.

Por eso es tan importante incluir en el calendario no sólo trabajo sino también todo lo que tenga que ver con reponer recursos y hacer lo mejor que pueda para cumplirlo. Además me dá la satisfacción de ver reflejada mi eficiencia al final del día al ver todas las cosas que hice.

La lista de ejemplo no es muy larga, pero considerando que es lunes a las 13:30 no tiene sentido sumergirme en demasiado trabajo todavía, hay toda una semana por delante y el pánico por el nuevo proyecto no se me va del todo… Afortunadamente no estoy atada al tiempo ahora, pero no va a durar mucho. Pronto estaré planeando mi día de acuerdo a las diferentes zonas horarias de la gigantesca Rusia y no voy a tener esta libertad por un tiempo. Así que necesito aprovechar el momento y disfrutarlo, lo que voy a hacer ahora mismo. Carpe diem!

Buen humor y que tengan un día productivo!

Soy una apasionada viajera, música y estudiante de lenguas, que está siempre en a búsqueda de algo nuevo e interesante. Me gusta descubrir lugares nuevos y conocer nueva gente, especialmente quienes están interesados en ideas creativas.

Deja un comentario

Specify Instagram App ID and Instagram App Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Instagram Login to work

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *